Día de la lucha contra el Sida

El Día Internacional de la Acción contra el Sida se conmemora el 1º de diciembre de cada año como forma de dar a conocer los avances contra el Sida. Se conmemoró por primera vez el 1º de diciembre de 1988.
Fecha
Fotografía de una mano sosteniendo un lazo rojo, el símbolo internacional de la lucha contra el Sida.

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es un microorganismo que deteriora el sistema inmunológico. Al debilitar la inmunidad, el VIH hace que el organismo sea vulnerable a una serie de infecciones, algunas de las cuáles ponen en peligro la vida.

Los primeros registros de personas enfermas de SIDA aparecieron en Estados Unidos a comienzo de los años ochenta. Ya en los noventa el síndrome de inmuno deficiencia adquirida se había convertido en una pandemia (epidemia mundial).

El 29 de julio de 1983 se diagnosticó el primer caso en Uruguay de una persona infectada con VIH positivo procedente de EEUU. Años más tarde, se declaró esta fecha como el Día Nacional de Lucha contra el VIH/SIDA.

En la actualidad la mayoría de las víctimas de la enfermedad son hombres y mujeres heterosexuales y niños de países en vías de desarrollo. Esta enfermedad es considerada incurable, aunque existen medicamentos antirretrovirales que son capaces de contener dicha infección.

La persona que se infecta con VIH puede:

  1. Ser diagnosticado VIH negativo a pesar de  tener el virus (Período de Ventana), debido a que el organismo no formó todavía los suficientes anticuerpos para ser detectados a través del test ELISA.
  2. Ser diagnosticado VIH positivo y no desarrollar la enfermedad (SIDA) y ser portador sano (sero positivo). En ambos casos significa que puede transmitir el virus aunque no sea enfermo de SIDA.
  3. Desarrollar la enfermedad SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Humana Adquirida).

Es importante recordar:

1 - Cómo se transmite:

  • A través de relaciones sexuales no protegidas (sin preservativo) con una persona infectada ya que en los líquidos sexuales semen y secreciones vaginales se encuentra el virus en concentraciones elevadas.
  • Por exposición a sangre infectada.
  • Por transmisión de una futura madre infectada por el VIH a su hijo(a) vía transplacentaria y durante la lactancia.

2- Cómo NO se transmite:

  • Dar o recibir caricias.
  • Dar o recibir besos, toser o estornudar.
  • Dar o recibir abrazos.
  • Compartir el teléfono.
  • Visitar personas enfermas.
  • Compartir mate, comida, cubiertos o vasos.
  • Bañarse en piscinas públicas.
  • Utilizar el mismo sanitario.
  • Por picaduras de mosquitos y otros insectos.
  • Trabajar, relacionarse o convivir con personas infectadas con  VIH.
  • Donar sangre.

3- Cómo se previene

  • Uso de preservativo desde el inicio de la relación sexual (oral, anal o vaginal) hasta el final de la misma.
  • No compartir agujas o jeringas (drogas, tatuajes).
  • Mediante diagnóstico precoz y controles indicados durante el embarazo.

Debemos tener presente que:

  • La transmisión del VIH puede prevenirse.
  • No hay cura para el VIH y el SIDA, pero existen tratamientos que ayudan a que las personas que viven con el virus, tengan muy buena calidad de vida durante muchos años.
  • Es importante que todos(as) hablemos de la prevención del VIH con nuestra pareja, familia, personal de salud y solicitar de estos últimos la información necesaria acerca del VIH/SIDA.

Pero que:

  • NO basta sólo con la información, ésta debe convertirse en acción. Generalmente decimos “…a mí no me va a pasar” entonces olvidamos todo lo que sabemos y no tomamos las medidas de prevención.
  • No es correcto pensar “… Me contagiaron” sino que es uno mismo el que permite la transmisión al no tomar las medidas de prevención responsablemente.

Por eso:

Debemos apostar al autocuidado. La prevención incluye también los cambios de conducta hacia un comportamiento libre y responsable que implica:

  • Conocer su cuerpo, aprender a observarse y percibir los cambios
  • Tener conocimiento sobre las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual), sus riesgos y sus tratamientos.
  • Consultar al médico frente a la sospecha de una ITS lo antes posible.
  • Comunicar a su pareja sobre la posibilidad de una ITS.
  • No automedicarse frente a la sospecha de haberse infectado.

Es responsabilidad de todos informarse acerca del VIH y del Sida y apropiarse de esta información.

Uruguay Educa agradece la colaboración de la Prof. Adriana Bonfrisco.