No hay excusas: prevención y denuncia de la explotación sexual infantil

INAU, CONAPEES y UNICEF relanzaron una campaña que busca comprometer a la sociedad en la condena de la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.
Fecha
Campaña No hay excusas

Debido al actual contexto de emergencia sanitaria, muchos niños, niñas y adolescentes están más expuestos a ser víctimas de violencia, en sus distintas formas, entre ellas, la explotación sexual.

Por este motivo, el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), el Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y No Comercial de la Niñez y la Adolescencia (CONAPEES) y UNICEF relanzaron la campaña No hay excusas, orientada a visibilizar el fenómeno, desnaturalizarlo, informar sobre su dimensión de delito y hacer un llamado a la acción a través de la denuncia.

Entre los materiales que integran la campaña se encuentran un conjunto de piezas gráficas, spots para radio y un audiovisual.

Además, UNICEF, junto a otras organizaciones, ha desarrollado una serie de herramientas para promover la reflexión en torno a la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes.

Mantener relaciones sexuales a cambio de dinero (o promesa de recompensa) con niñas, niños o adolescentes atenta contra su dignidad, vulnera sus derechos fundamentales y pone en peligro sus vidas y posibilidades de desarrollo. Los responsables de que este fenómeno exista y se reproduzca son las personas adultas, ya sea desde la promoción, el consumo, la tolerancia, el silencio o la no reprobación.

En las situaciones de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes no es posible considerar la posibilidad de consentimiento o responsabilidad por parte de las víctimas. No hay excusas. El desconocimiento de la edad, la vestimenta o la apariencia de la niña, niño o adolescente no son argumentos válidos para justificar estos comportamientos.

La normativa nacional, a través de las leyes n.° 17.815 “Violencia sexual comercial o no comercial cometida contra niños, adolescentes e incapaces” y n.° 19.643 “Prevención y combate a la trata de personas” penan estos tipos de violencia como delitos y penalizan al explotador.

En conocimiento de un caso de explotación sexual comercial o su presunción, cualquier persona puede realizar la denuncia anónima en la Dirección Departamental del INAU, la denuncia penal en las sedes de Fiscalía o en las unidades especializadas en Violencia Basada en Género y Generaciones del Ministerio del Interior. A su vez, la denuncia puede ser hecha llamando al 100.

En 2019, el INAU registraron un total de 209 situaciones de explotación sexual comercial de niños, niñas o adolescentes en todo el país y unas 72 en el primer cuatrimestre del año 2020.  
    
Fuente: Unicef